• Entrevista traducida de Katy Perry para Glamour Magazine

    Ella está en una gira mundial y está guiando a los aspirantes del pop a la fama como juez en el nuevo American Idol. ¿Pero el proyecto más ambicioso de Katy Perry hasta ahora? Desmantelando a Katy Perry.

    Nota redactada por Cleo Wade, amiga personal de Katy.

    Hace unos años llevé a mi madre a un concierto de Katy Perry. Ella estaba al tanto del sonido, la producción y los trajes, pero ella estuvo particularmente hipnotizada por la misma Katy. Después del show mi madre me preguntó "¿Cómo es ser amiga de ella?". Realmente nunca había pensado en eso. De cierta forma, la Katy que he conocido desde 2011 no es tan diferente del icono pop que ves en el escenario. Katy es locamente graciosa, honesta sin escrúpulos, inmensamente creativa y un poco traviesa (ella ama una broma sencilla y un regalo gracioso). Pero conocerla íntimamente es también saber sobre el lado más tranquilo de ella. Es conocer su intuición mística (es casi fastidioso - Katy puede abrazarte y saber instantáneamente que te está ocurriendo algo). Y es conocer a Katheryn Hudson, la chica de Santa Bárbara cuya idea de noche perfecta es ponerse su ropa deportiva, agarrar a su perro, Nugget, y acurrucarse en el sofá con amigas para hablar de todo y nada.


    Hay mucho qué admirar de Katy Perry. Es la primera artista mujer en tener cinco sencillos número uno del mismo álbum en el Billboard Hot 100. Es la persona más seguida en Twitter a nivel global. Y en los últimos 10 años, ella ha vendido más de 40 millones de álbumes. (Ella también es una apasionada partidaria de la generación más joven: 1 dólar de cada ticket vendido de su tour Witness es donado al Boys & Girls Club of America). Pero lo que más admiro de Katy es su valentía. Ella no tiene miedo de equivocarse. De hecho, ella siempre dice que es de vital importancia para ella hablar de sus errores así las demás personas pueden aprender de ellos también.


    Katy tiene más que una carrera – tiene una vida. Ella es real. Usualmente pienso que la razón por la que ella está tan conectada a sus fans, los KatyCats, es porque ella realmente es uno de ellos. Ella tal vez parezca una súper diosa mientras hace sus aperturas de piernas en el escenario o entrega sus críticas con una mirada feroz en American Idol, que estrena en ABC este mes, pero también es una treintañera con miedos por conquistar, sueños que conseguir y aspectos de ella misma que todavía está intentando resolver. Como todos nosotros, ella es un trabajo en proceso. Mientras observaba a mi hermana del alma dejar sus 30 años atrás, la he visto hacer cambios pequeños pero integrales, aprender difíciles lecciones, y usar su experiencia para crecer como artista, como mujer y como ciudadana. Esa es la Katy Perry que quiero que todos ustedes conozcan.


    Cleo Wade: Recientemente escribiste en Instagram que 2017 “redefinió lo que ganar significa para mí. Y la definición de ganar para mí fue simplemente felicidad y agradecimiento”. ¿Cómo llegaste a ese momento?

    Katy Perry: Esa es una gran pregunta. Te quiero mucho por preguntarla. (Risas). He llegado a aprender, después de 10 años de éxito en el centro de atención, que ser feliz es algo en lo que tenés que trabajar cada día. Incluso si tenés dinero o casas o un nivel de fama – y todo esto es genial por un momento – si no tenés felicidad llevando el tren, vas a descarrilar. Gran parte de mis primeros años luego de los 20 fue realmente intensa, muy extrema y de alguna manera inconsciente. Fue todo concentrado en la carrera, lo cual es estupendo, pero una vez que tocás el techo tantas veces, es como, “Oh sí, yo hice eso, yo toqué el techo.” Ahora quiero tocar las estrellas, lo que tiene que hacerse con el corazón.

    CW: ¿Qué consejo le darías a esa Katy intensa, extrema y a veces inconsciente de veintipico años?

    KP: Le diría, “Lo estás haciendo genial, dulzura” (Risas). No, ummm, probablemente sería un par de cosas. Con respecto a las relaciones, me diría, “Hay realmente demasiados peces en el mar. Hay algunas ballenas. Hay algunos tiburones. Hay algunos peces globo. Y hay algunos calamares. Y vos querés terminar con los peces de abrazos. (Risas). Sólo bromeo. Pero también diría “La gente tal vez no recuerde todo sobre conocerte, pero siempre se acordarán de la manera en que los hiciste sentir”. Cuando estaba llegando a Hollywood y conociendo a todos mis héroes como Gwen Stefani y otros más, una mujer fue increíble - ella se presentó y me preguntó mi nombre - pero otra persona sólo me ignoró. Nunca olvidaré cómo eso me hizo sentir.

    CW: Quiero cambiar a lo que está pasando en tu industria, porque siento que todo está cambiando muy rápido. ¿Cuáles son algunos de los aspectos del negocio de la música que estás emocionada por verlos cambiar, y cuáles son aquellos que te entristece verlos desaparecer?

    KP: No creo que haya tanto cambio social y radical en la música como lo ha habido en la televisión y en el cine, aunque estoy segura de que ocurrirá pronto. Diría que estoy encantada de que no haya tantos guardianes, gente que tenga la llave al éxito de otras personas o se crucen en el camino de estas.

    CW: ¿Las cosas se sienten más democráticas ahora?

    KP: Sí, y realmente me gusta. Lo que extraño es un poco de la estructura. Porque con la apertura de la barrera, perdimos un poco de eso. Hay tantas opciones en cuanto a qué música está siendo lanzada. El mercado está lleno de gente. Hoy en día no podés llegar a conocer una canción tanto como antes. Se está siempre en lo que se viene después.

    CW: ¿Este cambio afecta cómo enfocas tu trabajo en American Idol?

    KP: Cuando American Idol nació, era una de las pocas maneras de lanzarte al estrellato o publicar tu música. Ahora podés hacerlo vos mismo, pero hay tantas opciones ahí afuera que necesitas una plataforma mucho más grande – necesitas el internet y mucho más – para abrirte paso para generar una verdadera impresión. Creo que American Idol finalmente está completando el círculo: creo que será nuevamente un increíble lanzador para quien sea que gane.

    CW: Muy seguido digo que eres la persona más honesta que conozco. Como estás juzgando el talento joven en American Idol, ¿es difícil equilibrar esa honestidad con tener los sueños de alguien en tu mano?

    KP: No es fácil para mí. Estaba diciendo el otro día que Simon Cowell era mi juez favorito porque él es de ir directo al punto. Mucha de la gente que está en casa mirando American Idol – ya sabes, comiendo y haciendo sus vidas – están pensando “Esta persona puede cantar” o “Esta persona no puede”. Y Simon era esta clase de jurado. Simon podía ser malo, porque él es un ejecutivo y un hombre. Pero cambias el rol, y de la nada eres una perra. Así que soy cuidadosa. Las personas también llegan con su historia. Y antes de siquiera cantar una nota , ellos dirán algo como, “estoy sin casa”, y eso va a impactar en la manera en que los percibís. Pero si realmente no pueden cantar, la historia personal tiene que ir en segundo lugar. Espero que no me convierta en “la perra” a causa de esto, pero también sé que la industria musical no necesita sólo otro cantante.

    CW: ¿Qué necesita la industria de la música?

    KP: Creo que necesitamos a alguien que tenga una voz que puedas sentir. Para mí, cuando alguien canta y todos los vellos de mi brazo se levantan, estoy inmediatamente involucrada.

    CW: Para el momento en el que este artículo salga, habrás completado más de 50 conciertos durante el curso de 5 meses. Como alguien que te ha visto presentarte en numerosas ocasiones, sé qué tan intenso es para vos. ¿Cómo te preparas mental, física, y espiritualmente para estar de gira?

    KP: Bueno, amo la rutina. Me siento muy fuera de mi sin rutina, y la maldad es como mi zona de juego cuando no la tengo. Cada día es sólo una preparación para el show. Dormir es muy importante para mí. Soy una gran dormilona. Duermo entre ocho y nueve horas cada noche. Entre nueve y diez, de hecho. Como algo de cuatro comidas – o cuatro comidas y media – en el día. Estoy constantemente comiendo. Por suerte, tengo este chef realmente increíble que hace una dieta libre de azúcar y lácteos, y me apego a eso bastante bien. Tal vez una vez a la semana estoy engañando. Cuando me despierto, voy directo a hacer yoga por una hora, y usualmente hago 30 minutos en la elíptica para hacer circular la sangre. Tratare de incluir una meditación alrededor las 4:30 o 5:00 PM. La meditación trascendental ha sido revolucionaria para mí. Estamos todo tan conectados a nuestros dispositivos que, creo yo, nos estamos desconectando de la realidad.

    CW: Demasiado URL y poco IRL (abreviatura para In Real Life)

    KP: ¡Exacto! Así que, ya sabes, mi objetivo este año nuevo es apagar mi teléfono durante un día una vez a la semana. Es acerca de descansar, comer y ejercitar. En mis veinte y tantos era capaz de hacer un show con resaca después de comer una hamburguesa de algún local de comida rápida. Ya no puedo hacer eso.

    CW: Me he hecho amiga de algunos KatyCats con los años, así que le pregunte a una, @kayleighcat, si ella pudiera preguntarte una cosa, ¿qué sería? Su pregunta: “Katy, cuando dudaste de vos misma o sentiste ganas de rendirte, ¿cuál fue el pensamiento que te llevó adelante?”

    KP: He tenido muchos de esos pensamientos, y he escrito un montón de canciones a causa de ellos. Diría que muchas de mis mejores canciones, o de las que yo creo son mis mejores canciones – “By The Grace Of God”, “Roar”, “Firework” – son básicamente charlas motivacionales para mí misma. Son mi alma hablándome, diciéndome “Vamos, podemos hacer esto. Un pie delante de otro”. También me tomo el tiempo de conectar con la gente que escucha mi música. Leo sus cartas o conoceré a alguien que diga algo como “Dejé de cortarme hace dos años por esta canción” y voy a estar como, “Oh, bueno por eso escribí esa canción. Escribí esa canción y así podré devolverle un poco de alegría a la vida de la gente.”

    CW: Tan hermoso. Yo personalmente defino “vivir valientemente” como tener miedo pero hacerlo de todas formas. ¿Cuándo fue la última vez que estuviste muy asustada de hacer algo pero lo hiciste de todas formas?

    KP: Quiero decir, supongo que lo hago todo el tiempo. Estoy preparándome para hacer un gran examen del alma por lo que estoy muy nerviosa. Quiero elevarme emocionalmente. Ya no quiero aferrarme al trauma de la infancia. Quiero crecer para convertirme en adulta. Me estoy preparando para tener una familia propia algún día. Y esa es la cuestión: quiero hacer más cirugía en mi alma antes de tener mi propia familia para no transferir ninguno de estos sentimientos persistentes. Estoy a punto de involucrarme en ese proceso emocional, y estoy nerviosa, pero creo que ya no tengo opción. Este último año ha sido sobre matar mi ego, que ha sido realmente necesario para mi carrera. Pero para mi vida personal, no funciona de esa manera. Si quiero tener ese verdadero equilibrio tengo que pasar a ser Katheryn Hudson.

    CW: ¿Qué partes de ese viaje te han sorprendido?

    KP: Sabes, tenía muchas expectativas al final de 2015 y al final de 2016 que no se cumplieron. Esa fue la primera vez, en mucho tiempo, que no me salí con la mía. Creo que fue la manera del universo de ponerme a prueba, de decirme: “Vamos a ver si realmente te amás”. Eso fue desafiante para mí, porque no me daba cuenta de cuánto dependía de la aprobación externa. Pensé que no era así, pero una vez que te tiran un poco abajo de la montaña, te das cuenta de que el clima es mejor en la cima. Ha sido realmente necesario para mi vivir eso. Y he aprendido que las personas no se identifican con alguien que es perfecto o está siempre ganando de todas formas. No podés estar sentada siempre en la cima de la montaña.


  • Noticias Relacionadas

    No hay comentarios.:

    Publicar un comentario

    Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.